Los cinco mejores desfiles de Milan Fashion Week

Antes de que arranque París,  hagamos un repaso por los mejores desfiles de Milán Fashion Week.

Todas y cada una de las propuestas han tenido un guiño porque si algo dominan los italianos, es esa complicada magia del placer y estos días en Milán lo han vuelto a hacer.

PRADA

Es una de las colecciones que más se esperan siempre, por derecho propio.

Si en la primavera-verano 2022 la prenda que más destacó fue la minifalda, en este otoño-invierno 2022/2023, son las faldas midi de diferentes texturas las protagonistas.

Jugando con tejidos que van de la lana a la malla y la organza, las faldas se adueñaron de los estilismos, al igual que lo hicieron las flores bordadas en diferentes colores. Unas que, por supuesto, también dieron el salto a chaquetas tipo bomber, que se alternaban con blazers.

FENDI

El otoño-invierno 2022/2023 de la casa italiana es sorprendentemente ligero. Sí, hay lanas, cuadros y texturas que recuerdan a la temporada en chaquetas, shorts y minifaldas que juegan con los límites de una prenda invernal, la mayoría de las alabanzas se dirigieron a las prendas más livianas que, parecen pensadas para el verano como los vestidos y tops en tonos pálidos que eran prácticamente transparentes.

MAX MARA

En su nueva propuesta invernal, la firma homenajea a Sophie Taeuber-Arp, los pantalones palazzo que se movían con las modelos y que contrastaban con los brazos armados de los jerséis; los hombros poderosos y las balaclavas; los vestidos de punto.

Todo ello parecía inspirarse en esos «personajes de cuento suspendidos entre el mundo animal y el de los robots».

Las texturas, como viene siendo habitual en Max Mara, también fueron uno de los puntos fuertes de la colección.

Los acolchados saltaban de los abrigos a las calzas o a las botas, y el peluche también se apoderaba de faldas y pantalones bombachos. Una mezcla sorprendente que recuerda que un básico siempre, siempre puede tener otro giro de tuerca.

ROBERTO CAVALLI

En la colección hay mucho animal print porque es uno de los emblemas de la casa y porque la fuerza de Puglisi se expresa mejor que bien a través de esta vía, pero no ha sido el único estampado que ha estado presente. De hecho, casi podríamos calificarlo como anecdótico junto al tartán.

Los cuadros se mezclaron con otros en tonos beis, rosa y negro para crear tanto abrigos como minifaldas, en un juego de clasicismo que parece cerrar (parcialmente) una etapa anterior.

BOTTEGA VENETA

Las primeras veces siempre son emocionantes, y la de Matthieu Blazy en Bottega Veneta lo ha sido, aunque solo sea por las expectativas que se habían generado a su alrededor.