Las cinco claves de la formación presencial

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Formación online o formación presencial, esa es la cuestión.

Apelando al sentido común y a la situación personal de cada uno, sabemos que nos resultará más fácil adaptarnos a una modalidad u otra, lo cual no hace desmerecer a ninguna de las dos. No hace mucho que mirábamos con recelo las formaciones a distancia o a través de plataformas digitales, a diferencia del momento actual en el que está cada vez más extendida y, está claro, que en muchas ocasiones es la mejor opción, sobre todo si tenemos en cuenta la flexibilidad que nos aporta en cuanto a horarios y exigencia. 

Nosotros hoy nos queremos centrar en las claves de la formación presencial, la de toda la vida; un aula adecuada a la materia que se va a impartir y uno o varios profesores haciéndose cargo de preparar e impartir el temario. En cuestiones de educación, enseñanza y aprendizaje NO TODO VALE y aunque muchas de las titulaciones que se ofrecen en versión digital son tremendamente válidas y competentes, hay otras muchas que no dan la calidad que ofrecen. 

  • El contacto directo con el profesor/tutor del área

    En la mayoría de ocasiones, los docentes que imparten las diferentes asignaturas se han especializado en lo que enseñan, son profesionales del sector, lo han sido en etapas anteriores o han dedicado mucho tiempo a formarse e investigar sobre aquello que enseñan. Asistir a clase y poder tratar con el profesor en primera persona es, para nosotros, el mayor beneficio de la formación presencial. El tiempo compartido en el aula, las dudas surgidas a medida que avanza el temario y aprender de las diversas experiencias del docente es incomparable con una “vídeo conferencia” semanal o el intercambio de algunos correos electrónicos. El trato personal es, en muchos casos, imprescindible.

  • Los trabajos en equipo

    Conocer a personas con las mismas inquietudes que tú, trabajar en equipo y aprender unos de otros, es básico a la hora de formarse. A día de hoy los equipos son fundamentales, aprender a diferenciar los diversos perfiles que conforman un grupo de trabajo te ayudará a encontrar tu sitio, desarrollar tu parte más práctica o creativa, encontrar los errores y problemas en la elaboración y desarrollo de un proyecto o ser quien ofrezca las soluciones. Todo ello hará que tu incorporación al mundo laboral, en el que seguramente trabajes codo con codo con otros profesionales, sea mucho más fácil o al menos, estés más familiarizado con ello.

  • ¿Qué prefieres, leer un libro o que alguien con experiencia te lo cuente incidiendo en lo más importante?

    Pues bien, algo así es lo que ocurre con la parte más práctica de un temario. No es lo mismo leer apuntes, libros y presentaciones (por muy bonitas y esquemáticas que sean) que tener a un profesor que te va explicando cada punto del temario, resolviendo cada duda que surja y aportando como parte de la ponencia sus conocimientos y experiencias personales. Todos los docentes que lean este artículo sabrán que es mucho más fácil explicar un tema complejo exponiendo un caso real (vivido en primera persona o no) que con un párrafo de teoría pura… todos sabemos que hay asignaturas más agradecidas que otras, pero hasta en el peor de los casos, un buen profesor sabe como hacerlo para que los alumnos disfruten o al menos no se duerman sobre la mesa (guiño, guiño – codazo, codazo). 

  • Disciplina y exigencia

    La laxitud que nos permite la formación online es maravillosa, ahora bien, el trabajo de auto exigencia y control que requiere no es apto para todos los públicos. Puede parecer que asistir cada día o cada semana a clase es un auténtico “rollo” o una “pérdida de tiempo” pero os aseguro que muchos alumnos prefieren tener ese ritmo pautado de horarios fijos para poder organizarse. Asistir a clase regularmente nos ayuda a crear nuestras propias rutinas de trabajo y profundizar en el compromiso y la responsabilidad con nosotros mismos, a nivel personal y por supuesto profesional.

  • Networking 

    Seguro que no es la primera vez que escuchas esta palabra y ya te adelanto que aún te quedan infinidad de veces para escucharla y leerla. Aún así, ciertamente, el networking es necesario. Así como veíamos en la clave número tres el trabajo en equipo y la importancia de relacionarnos con personas con las mismas inquietudes, nunca sabemos qué puede surgir de todo ello. Quizás te encuentres con alguien que ya está en activo y que ve en ti una figura que necesita, puede que de las sinergias creadas en tu grupo de trabajo nazca una startup o quien sabe si eres tú el que está en activo y con ganas de emprender y encuentras en un compañero de clase al socio perfecto… ¡la vida te reserva sorpresas donde menos te lo esperas! 

Así que sí, sí y sí, nosotros apoyamos la formación presencial, el trato humano, los ratos de break compartiendo anécdotas, los trabajos en equipo perfilándonos como los más trabajadores o los menos, las cañas de final de curso y los contactos en la agenda que seguro utilizarás en más de una ocasión. 

Y tú; ¿qué piensas sobre la formación presencial? 

Etiquetado , , , , , , , , .