¿Quién está detrás de un gran diseño?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El patronista es el alma del traje. Es la columna vertebral del diseño  y en ESMIP contamos con Noemí Cordero, patronista desde hace 20 años y profesora de la Escuela desde hace cuatro, nos cuenta por qué es importante esta profesión y algo más…

¿Qué es el patronaje?

Para mí el patronaje es interpretación. Es como hacer los planos del diseño. Es muy importante la buena interpretación del diseño. Es la forma en la que conseguiremos plasmar lo más real posible la idea del diseñador.

¿Por qué decidiste trabajar en esta profesión?

Porque me encanta. Con ocho años creaba vestidos con trapitos. Mi hermana y yo jugábamos a preparar trajes de princesas con sábanas de cuna y utilizábamos los aros de hula hoop para sujetarlo con pinzas. Siempre he pensado que me dedico a esta profesión por vocación, además de por herencia familiar, porque en mi familia hay muchos sastres y modistas, ¡soy muy afortunada!

Seguro que guardas buenas anécdotas entre telas…

Una de las historias que más recuerdo y me gusta contar es la de mi primera máquina de coser. Era muy pequeña y mi tía – que era modista- me regaló una máquina de coser de juguete al ver que siempre estaba curioseando y preguntando por todo lo que hacía. Me enseñó a coser con unos retales y barriguitas. Fue muy emocionante para las dos porque a ella le gustaba verme coser y a mi “hacerlo”, hasta que nos dimos cuenta de que al ser una máquina de juguete, creaba un pespunte pero como no tenía la parte de abajo que sujetaba el hijo, se descosía. ¡Ohhhh! Solo era de adorno. Pero creo que ahí empezó a ser lo que más me gusta.

¿Crees que las telas hablan por sí mismas?

Si, muchas veces ves una tela y se te ocurre un diseño. Las telas te cuentan qué puedes hacer con ellas. Es muy bonito.

¿En qué te inspiras para darle rienda suelta a tu imaginación como patronista?

Por las noches cuando paro de hacer tantas cosas es cuando se me vienen las ideas a la cabeza. No tengo nada definido como método de inspiración, sólo parar y descansar.

¿Por qué es importante la relación entre el patronista y el diseñador?

Porque se necesita de mucha coordinación. Siempre van de la mano. El patronista debe captar lo que quiere el diseñador. Es una dependencia mutua en la que es importante que el patronista interprete correctamente las ideas del diseñador.

¿Qué haces cuando hay mucha tela por cortar?

Planificar es lo más importante. A veces funciona y otras no, pero hay que irse adaptando a los imprevistos o cambios en los diseños. En la vida hay que funcionar así, como norma general.

 ¿Qué le diría la Noemí de hoy a la Noemí de hace 20 años?

Que no pierda nunca la esperanza. Siempre se pueden torcer los planes pero con trabajo y determinación todo se consigue. Yo he tenido muchos momentos de agobio en los que no me salía nada, no podía conseguir trabajo de esto y quería huir… pero al final, cuando algo te gusta, es inevitable no luchar. Ahora mismo disfruto como una enana con mi trabajo. La formación y la moda son dos cosas que me gustan y que me hacen muy feliz.